25 de marzo de 2008

Reflexiones sobre la tortura

HERIDAS QUE DEJÓ LA DICTADURA ¿Cualquiera puede torturar? ¿Qué razones, circunstancias, situaciones llevaron a una persona a envilecerse de esa manera? Y por último: ¿sería yo capaz de torturar a otro?. Hernán Brienza Propongo un juego de preguntas cruzadas. Cambiar, por ejemplo, la tranquilizadora sentencia: “Yo no sé cómo un hombre es capaz de torturar a otro” –que nos deja afuera de la cuestión, que nos permite un lugar de superioridad moral presuponiendo que uno no sería capaz de hacerlo– por la pregunta ¿por qué un hombre es capaz de torturar, asesinar, masacrar a un semejante? ¿Qué razones, circunstancias, situaciones llevaron a una persona a envilecerse de esa manera? Y por último: ¿sería yo capaz de torturar a otro?, ¿por qué cuestiones yo torturaría? La pregunta es brutal. Pero si se la piensa con honestidad intelectual usted va a encontrar una lista de, al menos, cinco razones para hacerlo. Fuente:Sección Sociedad.Crítica digital

No hay comentarios: